10 julio 2011

SOLERA


PORTADA: Glutton808 (http://www.glutton808.com/)

Un año más, y van 35 las ediciones que cumplirá el festival de jazz de más solera de nuestro entorno; extiéndanse dicha amplitud geográfica a la dimensión que a cada cual le parezca, aunque en cuanto a lo de la solera, no tendrán más remedio que ceñirse a su estricto significado: carácter tradicional, usos, costumbres… Y es ésta, quizás, la característica que más separa a sus amigos de sus conocidos (enemigos, afortunadamente, no tiene); quienes acuden fieles con la esperanza de ver un programa plagado de conocidas estrellas del mainstream, de satisfacción garantizada, o quienes se lamentan de no encontrar sonidos más arriesgados e innovadores, alejados de auditorios tan populares. Y es que el punto medio, la equidistancia o el equilibrio son siempre difíciles de conseguir, y en ello consiste la labor de sus buenos programadores. De todos modos, donde existe crítica es porque hay interés; a otros festivales no se les cuestiona nada pues hace tiempo perdieron gran parte de su horizonte.

Sin embargo, no sería digno de una buena afición el quedarse a la espera de ver qué traen los del festival grande, sin aprovechar para degustar las muchas y cada vez mejores oportunidades que tenemos en nuestra capital para ver buenos conciertos u otras actividades paralelas. Mientras escribo esto nos encontramos en plena vorágine del Jazzaharrean, que en su sexta edición ha ampliado notablemente sus escenarios y propuestas (Corn Fakes, Verónica Ferreiro, Mursego, Gnaposs, La Fank Fea, Acoustic Glorious, Playa canalla, sesiones de cine … y many more). Y es que, me lo van a permitir, me atrevería a retar a cualquier vecino de nuestros límites más cercanos a que, con programas en la mano (aunque con el medidor de aforos apagado), me intente demostrar que Vitoria-Gasteiz no es la capital en la que más conciertos de todo tipo se organizan durante el año. En pocos años hemos pasado de tener casi únicamente los escenarios municipales a contar con multitud de locales, principalmente hosteleros, que se atreven a plantar un cartel de conciertos casi semanal. Hasta el punto de que no pocas veces quien suscribe, haya tenido que marcar en la agenda las distintas alternativas para acabar eligiendo, casi a sorteo, en el último minuto. Y si esto les parecía poco, hay quienes se han dedicado a organizar mini‑conciertos en su apartamento...

Visto el interés constatado por este público, real y tangible, no hubiera venido de más haber pulsado su opinión a la hora de definir el Proyecto del “BAI-si”. Creo que es obvio que nuestra ciudad necesita de un escenario mayor que el del Principal, donde cualquier Sinfónica –un ejemplo- pueda sentarse en condiciones ergonómicas normales (bastaría con uno en que los trombones no tengan que soplar de lado); por no hablar de lo exiguo de su aforo, que obliga a comprar las entradas con meses de antelación sabiendo que se agotan en diez minutos. Pero sería cuestionable que todo ese público antes citado, se traslade al nuevo auditorio así porque sí. Después de todo, ¿tan descabellado es pensar en que quienes habitualmente pagan su entrada en toda clase de eventos, deberían intervenir como protagonistas en un debate que, años después, cuenta con más de un proyecto y ubicación, y un porrón de millones tirados a una basura no reciclable?

Siento haberme ido por las ramas; creo que tengo que hablarles de Jazz. Algo que me sorprende y decepciona profundamente a la vista del programa 2011, es la casi absoluta falta de representación femenina sobre sus escenarios. Y no será por la cantidad de fantásticas cantantes, pianistas, etc… que se encuentran de gira en estas fechas. Por eso, quiero mencionar expresamente a Begoña Divar, clarinete y voz de la B3 Dixieland que junto a los chicos de Hot Wok, una de nuestras bandas locales de mayor proyección, completarán la jornada dedicada a inaugurar el festival, esta vez a resguardo de inclemencias bajo el techado de Mendizorrotza. Tampoco sería un auténtico grupo de Gospel, el de Craig Adams, si no contara con las tremendas voces de tres damas de Nueva Orleáns (Dale Blade, Christina Perrier y Angélica Joseph), que podremos escuchar el lunes. Y no volveremos a ver a otra dama pues, al parecer, y a la vista del programa de mano, Danilo Pérez no se hará acompañar de Sara Serpa, cantante portuguesa presente durante su última gira internacional. No por ello, deja de ser interesante el resto del programa, con noches de auténtico lujo, como el tributo a Miles Davis, en el vigésimo aniversario de su fallecimiento, a cargo de Herbie Hancock, Wayne Shorter y Marcus Miller; el regreso del entrañable Michael White y de Michel Camilo. Contaremos también con el descubrimiento para el público alavés del bajista americano (con toque europeo) Kyle Eastwood, el deslumbrante violinista Nigel Kenedy (aunque su estilo no tenga nada que ver con Stephan Grapelli), o el marchoso de Troy Andrews, alias ‘Trombone Shorty’. Destacable también, sin duda, la presencia de Rubén Blades en Mendizorrotza, objetivo que –me consta- ha costado años conseguir. Y quien suscribe, no puede olvidarse de Jamie Cullum, quien regresa a su primer escenario de jazz bajo el Pirineo, tras conseguir con el trinomio ‘música-letra-espectáculo’ batir todos los récord de audiencia en el mundo del jazz. La presencia de José James, en la primera parte del día Cullum, a pesar de considerarme fiel incondicional, no la considero acertada, pudiendo haber optado por invitar, por ejemplo, a Aa, una artista franco-nigeriana que está batiendo marcas en nuestro país vecino. Del resto del programa cabe destacar sin duda, la presencia de nuestro bajista Gere, in konexion con Lou Marini al saxo en el escenario del Principal; así como el seminario a cargo del gran pianista y filántropo en la lucha contra el sida, Fred Hersch, a quien también podremos ver en el Principal demostrando el arte de quien fuera maestro de uno de los pianistas favoritos de nuestro festival: Brad Mehldau.

A media noche, para los amantes de un jazz de club, y a dos zancadas de Mendi, podremos disfrutar en el Hotel Jardines de Uleta del genial pianista Gerald Clayton, un músico innovador con gran respeto por la tradición; no en vano le comparan con Oscar Peterson y ha grabado con Diana Krall o Roy Hargrove. También podrán disfrutar de las tradicionales sesiones del NH Canciller, esta vez a cargo de la banda de Mitch Woods and His Rocket 88s, que nos amenizará las veladas con sus adaptaciones de la música americana de mediados de siglo (del XX), así como de Eric Reed, a quien conociéramos acompañando a Wynton cuando aún necesitaba del permiso paterno para viajar, hoy ya consagrado artista con el indeleble sello que imprime la “factoría” Marsalis.

Y para quienes puedan darse un garbeo a medio día, la apuesta más puntera seguirá estando en Falerina en la programación de Jazz Terrace, donde les recomiendo cada una de sus jornadas, aunque sólo me quede espacio para mencionar al concierto de la Banda Municipal dirigida por Raúl Romo “hotwok”; la Banda de la magnífica bajista Giulia Valle, que representó al jazz catalán en el Midem de 2010; el inclasificable trío formado por un vasco, un francés y un norteamericano (y no es un chiste) llamado Elkano Browning Cream; la fusión más funky-pop a cargo de Fuel Fandango y la más rabiosa vanguardia, propuesta conjunta del genial baterista Marc Ayza y el Dj Helios, llamada Beat'A'Boom.

Y llegados hasta aquí, no nos queda más que animarles a confeccionar su propio programa, disfrutar de su exquisita oferta, y seguir -en este Diario- sus reseñas diarias. Vitoria, es ya, capital de la música.

Joseba M. Garitano Iriondo

Etiquetas:

11 mayo 2011

DO BEMOL: LA MEZQUITA

24 septiembre 2010

HOJAS DE FIRMAS ATEA


Etiquetas:

12 julio 2010

DIARIO NOTICIAS DE ÁLAVA - 11-VII-2010

Capital…

Según cantaba Alfredo Donnay, “tiene Vitoria mil bellezas que admirar…”, aunque aquella ciudad que le sirvió de musa tenga ya poco que ver con ésta Gasteiz del ya avanzado siglo XXI. Ni la urbe es la misma ni por supuesto, -quizá menos- lo son sus habitantes, aunque me atrevo a asegurar que aún mantenemos cierta esencia, un tipo de carácter, el de ciudad de provincia -qué rabia me da esta expresión-, tímida, poco orgullosa de sí misma, poco ambiciosa… y por favor, que nadie se enfade conmigo: yo mismo soy uno de ellos.

Sin embargo, tengo claros varios motivos para el orgullo y el jazz es sólo uno de ellos. Hasta hace nada, nos quejábamos de que julio era el único mes en que podíamos disfrutar de él, pero hoy podemos decir que “la mancha” se ha ido extendiendo por todo el calendario, llegando a tener una programación cuasi-estable para lo que una parte de culpa la tiene la Asociación Jazzargia, que con gran criterio ha dedicado sus esfuerzos a acercarnos su sonido mensualmente desde el escenario del Conservatorio Jesús Guridi. Quienes no hayan podido acudir a los conciertos, pueden disfrutar de ellos on line, a través de su web.

Las hojas del calendario han ido pasado, y una de ellas fue la del pasado 19 de junio en que tuvo lugar el VII Festival de Big Bands, una maratón de grupos actuando durante toda la jornada; apuesta ya consolidada llevada a cabo gracias al esfuerzo de sus precursores Gasteiz Big Band y Big Band Berri. Digna de mención fue la actuación de la Txiki Txiki Big Band, que emocionó a la audiencia ante la interpretación de maravillosos standards a cargo de 57 querubines, atentos a la batuta de Ana Isabel Bravo (aplausos).

Esta jornada sirvió de aperitivo al Jazzaharrean, el segundo gran festival de jazz de la ciudad (no en vano acaba de cumplir su quinta edición) y aunque sus promotores Parral y Gora defiendan “el valor de lo nuestro, de lo micro, de lo pequeño”, habría que decir que con 12 escenarios distintos en solo 8 días, se han convertido en todo un reclamo para una afición ávida de emergentes propuestas de calidad. Han pasado por este festival, entre otros, La Soul Machine, Iguana Quartet, Munduko Beat o platos tan fuertes como nuestro paisano Tomás San Miguel con Jorge Pardo, Heckler, Never Mind Quartet o The Sweet Vandals.

Hace unos meses, tras el Festival de Jazz, se grabó en el Conservatorio la Vitoria Suite que el medalla de Oro de la ciudad, Wynton Marsalis -a la cabeza de Jazz At Lincoln Center- ha regalado a esta ciudad, y en cuya presentación oficial tuve la suerte de coincidir con otros viejos voluntarios del Festival. El disco, no cabe duda, se ha convertido en uno de esos “must have” para cualquier amante de la música. Otro must, sin duda, es el último disco de Dee Dee Bridgewater, tributo a Billie Holiday, que incluye un DVD con la grabación de su actuación el año pasado en Mendizorrotza. Toda una joya. (¡José Luis, ya me los estás devolviendo!)

El tercer corte de la Vitoria Suite lleva el nombre de Jason, hermano pequeño de Wynton, cuyas baquetas formarán parte del trío de Marcus Roberts, a quien tendremos el placer de reencontrar en nuestro escenario de Mendizorrotza tras debutar en Gasteiz en 1992 con Ellis Marsalis, abuelo de la saga. Aquél año, también pasó por Mendi la que hoy por hoy podría considerarse una de las mejores voces del jazz de nuestros tiempos, Dianne Reeves, de cuya categoría personal y profesional guardamos gratos recuerdos. Sentimos aprecio también, desde aquél mismo año, por Gonzalo Rubalcaba, que debutó en el Siglo XXI en gira con Charlie Haden, quien –algunos lo recordarán- actuó tras la cortina del escenario de Dendaraba durante todo el concierto. Otro de los estrellones que regresa, y que conocimos durante aquél año olímpico fue uno de los blueseros por excelencia, uno de los grandes con los doce compases, Buddy Guy, así como a otro mítico de la historia del jazz y de nuestro festival, Chick Corea, siempre rodeado de jóvenes promesas o de consagrados estrellones, como este año: nada menos que de Kenny Garrett, Christian Mcbride y Roy Haynes. En Vitoria, oigan….

Y seguimos con reencuentros: el de mi admirado Joshua Redman, que tras varios años sin visitarnos, regresa con una formación asombrosa, nada menos que un doble trío: los bajistas Matt Penman y Reuben Rogers y los bateristas Gregory Hutchinson y Bill Stewart. También regresa Joe Sample, a quien pudimos conocer integrando aquél legendario Legends (Clapton-Miller-Sanborn-Gadd) ésta vez con la deliciosa Randy Crawford que, por enfermedad, tuvieron que cancelar el año pasado. Ambos, al piano y a la voz, son delicia pura y créanme: se los querrán llevan a su casa. Y casa es la que le vamos a poner –como a Celedón- a Paco de Lucía, que tras participar en el Vitoria Suite regresa a nuestro tablado. Y que vuelva siempre que quiera…

Si les parecía poco, aquí podremos gozar de la Konexioa entre nuestro mejor adalid Iñaki Salvador, y el también pianista Helio Alves, de inconfundible raíz latina (es brasileiro), a quien conocimos junto a Rosa Passos en 2008, y que pasará por el Teatro gasteiztarra de viaje hacia otra de las mecas mundiales del jazz: el Blue Note de Tokio. Supongo que a estas alturas ya habrán entendido el título del artículo… Y de otro Blue Note, esta vez el de Nueva York, viajará, también al Siglo XXI, el cuarteto de Jacques Schwarz-Bart, formado, entre otros, por el gran pianista francés Baptiste Trotignon (quédense con su nombre). Otra joven promesa, en este caso holandesa, Tineke Postma, ha paseado al saxo por toda Europa, cosechando las mejores críticas con un genuino sonido inspirado en Shorter, Coltrane o incluso en Miles. Y para laureado, el pianista americano de origen indio Vijay Iyer (mejor pianista del año, a juicio de la Asociación Americana de Periodistas de Jazz), acompañado del saxo alto Rudresh Mahanthappa. El Siglo XXI cerrará sus puertas tras escuchar al jovencísimo guitarrista Julian Lage, que ya nos dejó impresionados hace un par de años en el Jazz de Medianoche junto a Taylor Eigsti.

Y continuando con la noche, este año tendremos la suerte de duplicar los escenarios del Jazz de Medianoche, al incorporar desde el jueves, el del nuevo hotel Jardines de Uleta, a dos pasos de Mendizorrotza, que contará con un trío de excepción liderado por un viejo amigo del Festival como Cyrus Chesnut. El tradicional escenario del NH Canciller no desmerece el programa, invitando al risueño Mark Whitfield, y a The Pink Turtle. Y si aún les queda energía, o les van los ambientes más íntimos, sepan que la escena continúa en varios locales de la ciudad con una oferta más que apetecible: el Dublín, con sus tradicionales sesiones de Jazz-Dj’s, el Man in The Moon, con las mejores bandas locales, que las hay y muchas; el Molly Malone, con Mr. Blue y nada menos que el catedrático de saxo Javier Garayalde como invitado, o el Signum Hot Club y el World Music (mis informadores me confirman que se irán añadiendo más escenarios).

A una hora más accesible, Montehermoso continúa ofreciendo su jardín para la programación oficial de su Jazz Terrace con propuestas de primer nivel con Bandas como la Municipal de Música, o la divertidísima txaranga francesa La Fanfare en Pètard (lleven a sus niños y niñas); disfrutarán también de una de las pianistas más sólidas del estado, Marta Sánchez, esta vez en cuarteto, o de la australiana Ladi6, o de la gran funky-banda Speak Low, capaz de soliviantar los chacras a cualquiera…

Es evidente que ni son todos los que están, ni están todos los que son, pero si tienen en cuenta que los mencionados, no son más que una somera reseña de los grupos que acabarán actuando durante el mes de julio en Gasteiz (feliz verano) bien podríamos considerar con orgullo que vivimos –“se pongan como se pongan”-, en la gran capital…

… del jazz

Joseba Garitano Iriondo

25 octubre 2007


01 agosto 2007

LA MEZQUITA


Primer día de vacaciones, un café a sorbo lento y pausada lectura de la prensa del día a la luz del sol que entra a raudales en esta ciudad de invierno constante. Miro por la ventana, es mi ciudad, la de todos los días aunque el aire huela distinto: deben ser las vacaciones o el verano o la preparación de las fiestas… Salgo a la terraza y sobre el andamio que me rodea –estamos de obras en mi comunidad-, dos pakistaníes arrastran unos sacos de escombro. Nos miramos, les saludo y me responden con un “buenos días” con un acento de quien apenas conoce nuestro idioma. Salgo de casa, otro vecino está de mudanza y un negro descomunal, probablemente guineano, descarga materiales del ascensor. Bajo andando. En el cuarto piso, paso de puntillas porque Mario, un brasileño, está fregando la escalera. Por último, en el portal, me encuentro con Adela, una ecuatoriana que acompaña a una vecina mayor hasta el autobús que la lleva a un centro de atención diurna.

Me tomo el vermouth en una terraza céntrica, atendida por Alberto, un italiano que me cuenta que unos colegas de su pueblo están a punto de llegar para disfrutar de las fiestas. En la misma terraza, coincido con Christian, un alemán que trabaja para la Mercedes y que, como yo, acaba de comenzar sus vacaciones. Para celebrarlo, nos vamos a comer a un restaurante chino, y nos aventuramos a variar el clásico menú de las tres delicias guiándonos por las recomendaciones de un camarero de ojos rasgados. Para el café optamos por un céntrico café donde Amadou, de origen senegalés, nos obsequia con un orujo de hierbas con el que brindamos por los placeres de la buena vida. Recibo un mensaje de móvil de mi amiga Makiko, japonesa que llegó a Vitoria para estudiar y que hoy trabaja para una firma nipona que se estableció hace años en nuestra ciudad. Acepta mi invitación a acompañarnos y aparece con su amiga Bea, de origen polaco, que trabaja dando clases en la universidad.

Así es Vitoria, nuestra vieja ciudad, y lo ha sido siempre desde su misma fundación como Gasteiz. Una ciudad de encuentro entre nativos e inmigrantes que, con su trabajo, han convertido esta ciudad en el modelo de urbe que hoy ha llegado a ser. Yo mismo, hijo de inmigrantes guipuzcoanos, he vivido su paulatina llegada: primero fueron los extremeños, los andaluces y los gallegos, quienes en los años de desarrollo industrial crearon la riqueza de la que hoy disfruta toda la ciudadanía. Y aún siguen llegando desde diversos países sudamericanos, africanos o centro-europeos, quienes buscan un trabajo que les ofrezca una nueva oportunidad para vivir.

Por eso me sorprende, y me duele enormemente, el rechazo surgido en Adurza ante la posibilidad de que la comunidad musulmana establezca una mezquita. Los contrarios a su instalación, pretenden disfrazar su rechazo con argumentos tan pobres como el ruido, los posibles robos o la pérdida de clientes en los bares de la zona… Me entristece recordar los conflictos vecinales que surgieron, hace 15 años, cuando la Diputación quiso abrir una residencia para personas mayores en Ajuria, o los ocasionados durante la apertura del centro Aterpe en Arriaga, o de un centro en Fuente de la Salud, para personas con graves problemas de inserción.

Nadie parece incomodarse si nos construyen una parroquia en los bajos de nuestro bloque, invertimos millones en la restauración de una catedral o promocionamos entre los visitantes la procesión de los faroles o el rosario de la aurora durante las fiestas; nos encanta degustar las delicias gastronómicas del centro andaluz, el gallego o el asturiano o cambiamos la tradición del bocata de tortilla por la del kebab, la hamburguesa alemana o el rollito de primavera. La pluralidad, la diversidad y la mezcla nos obliga a crecer y nos permite ver la vida desde nuevas perspectivas que amplían nuestra percepción sobre nosotros mismos, enriqueciéndonos como personas. La pluralidad es riqueza: la nuestra como individuos y la de nuestra ciudad como comunidad en constante desarrollo. No cedamos ante la Cosmofobia -así es como lo llama una buena amiga-; negarse a crecer es negarnos a nosotros mismos.

Joseba Garitano Iriondo
1-VIII-2007

16 julio 2007

“Sabor a jazz”


Treinta y un años ya, y para nada parecen mentira, pues tras esa cifra llena de éxitos se esconde un gran trabajo y el esfuerzo de muchas personas por traer a nuestra ciudad la mejor propuesta de jazz del momento, un estilo de música que antaño no resultaba tan popular.

No hay más que echar una mirada alrededor y constatar que todos esos años han servido para que, quien más, tenga su pequeña colección de discos favoritos y acuda de forma esporádica a algún concierto y, quien menos, se haya convertido en un auténtico fanático abonándose a todos los conciertos y festivales posibles, prestando atención a la más recóndita producción discográfica o incluso afanándose en sacarle sonidos a un saxo, un piano o a una guitarra. Y es que todos hemos tenido ese momento en nuestra vida –el mío probablemente fue escuchar el Tutu de Miles Davis-, en que algo o alguien te empuja, por primera vez, a desarmarte de cierta coraza de prejuicios y descubrir el placer de escuchar con atención un solo de piano, un duelo improvisado entre vientos o la voz aguardentosa y sensual de una solista. Y cada cual, por pura pasión individual o guiado por el entusiasmo colectivo, vive el Festival como algo propio remarcado en rojo en el calendario de cada verano.

De la misma forma que sus habitantes, la propia ciudad se ha convertido también en auténtica veterana en esto del jazz, y se sonroja con cierta pena ante actitudes como la de un alcalde, el de Oviedo, que se permite prohibir la celebración de su festival de jazz “por ruidoso”. Aquí, afortunadamente, ya no estamos para semejantes tonterías y de ninguno de nuestros alcaldes -se sabe que de Lazcoz tampoco-, nos cabría esperar semejante falta de sensibilidad, incultura y pacatismo. Aquí gozamos ya de otro status, como lo demuestra el hecho de que aparte del programa oficial del Festival, -que Uds. encontrarán magníficamente desglosado en este suplemento-, existen otras muchas alternativas que lo complementan con una interminable lista de conciertos en diversos locales, parques y calles.

Así -y perdonen si me olvido de alguien-, tras las recientes y exitosas ediciones del Big Band Jazz Festival y sus nocturnas jam session que hemos disfrutado en junio, y del JazZaharrean organizado por Gora Taberna, Kitch y Parral –un trío de programadores de reputada trayectoria-, durante la presente edición del Festival de Jazz podremos asistir, también, a toda una serie de conciertos programados en diversos espacios alternativos: Molly Malone –el único local que ofrece una programación estable de jazz durante todo el año-, el casi mítico MiniJazz del Dublín, las noches de Río (no se las vayan a perder), la reciente incorporación del Danok, y este año, la nueva experiencia de poder disfrutar, al aire libre, de una programación más que atractiva en el lugar probablemente más bello de la ciudad: el Jardín de Falerina, con actuaciones que podremos disfrutar todos los días hacia la una del mediodía.

Si Ud. aún no se ha decidido entre todas estas opciones, simplemente salga a la calle y déjese llevar por su sintonía: hasta el aire sabe a jazz.

Fecha publicación: Suplemento Jazz - Julio 2007

26 junio 2007

VERANO

Miren por dónde ya estamos en verano y es que el tiempo más que correr vuela, sin dejar casi tiempo para detenerse y plantearse en serio muchas cosas que tienen su importancia. Para cuando vuelvan de sus vacaciones, aquí habrán seguido pasado muchas cosas, algunas positivas y otras seguramente no tanto.

Entre las primeras, nos encontraremos con nuestras instituciones locales en pleno funcionamiento; Piterman, muy probablemente, ya no sea dueño de nuestro Deportivo Alavés; nuestros niños habrán disfrutado del festival de juegos, y otros muchos gozaremos con el jazz y con el rock del Azkena; nos visitarán amigos y turistas y quién sabe si hasta nos enamoraremos. En general, los noticiarios reflejarán la alegría de nuestras fiestas, y mostrarán cómo disfrutamos del ocio, el sol y el descanso. Todo muy bonito.

Pero para desgracia de mucha gente, también habremos tenido que soportar, como cada año, la vergüenza de vivir una nueva feria taurina, en la que durante varias tardes se habrá dado gusto al peor instinto humano, capaz de disfrutar con semejante espectáculo de muerte y sufrimiento ajeno; y simultáneamente, igual de insensibles, seguiremos asistiendo a la llegada masiva de inmigrantes subsaharianos que, en condiciones infrahumanas, se afanarán por pisar la tierra de sus sueños encontrándose con nuestra desidia e incomprensión.

Si a su vuelta en setiembre, son Uds. como yo, de los que se hacen múltiples propósitos, como el de procurar llevar una vida más sana, el apoyo solidario o cualquier otra cosa que, en definitiva, suponga cultivar el espíritu o la generosidad, empecemos desde ahora negándonos a participar en actividades que supongan la denigración de unos seres sobre otros, pues cada minuto que perdamos será irrecuperable. Disfruten del verano.

Fecha publicación: 26-VI-2007


Listening to the music:
SERRANO & LECHNER: The Summer Knows, 2004

20 junio 2007

2000 visitas !!!

muchas gracias por vuestro apoyo

19 junio 2007

INFILTRADO


No sé si como aguerrido reportero o más bien como detective-investigador, este fin de semana me he infiltrado en un encuentro de hombres, enterado de que pretenden constituir una especie de nueva secta, con la misión de informarles a Uds. y advertir especialmente a los hombres de que se preparen para marcar territorio, pues se está gestando una especie de nueva revolución.

Se trataba de un encuentro de fin de semana en un discreto convento de monjas –la ironía siempre ayuda a despistar-, similar a los retiros espirituales de nuestra época adolescente. Para hacerme pasar por uno más y no llamar la atención me disfracé de “hombre al uso”: ajado pantalón vaquero dos tallas más grande desganadamente caído, arrugada camisa de cuadros con los puños remangados hasta casi dejar ver los bíceps –bueno, la zona donde deberían estar-; sucias zapatillas de deporte, calcetines ¡blancos! con tomates y todo (un hombre no debe saber zurcir), y un apelotillado jersey –de rabiosa moda en los 70- estratégicamente colocado sobre un hombro; barba de varios días y el santo (compañero) y seña (igualdad), que un espía me había soplado.

Pronto sentí que algo no cuadraba: me recibieron unos tíos relimpios con un amasijo de abrazos y ¡besos!, invitándome a comer un suculento menú hecho por ellos mismos, tras lo que me hicieron atender una increíble chapa sobre la necesidad de deconstruir los obsoletos esquemas del género masculino, todo ese rollo sobre la igualdad entre hombres y mujeres y no sé cuántas mariconadas más. Llegaron a permitir la entrada de una tía, feminista perdida, que les anticipó las hostilidades que deberán sortear en ese proceso de cambio social. Lo cierto es que me hicieron sentir un bicho raro; me temo que van a conseguir que no queden hombres como los de antes…

Fecha prevista publicación: 19-VI-2007

Listening To The Music:
PARADE: El último hombre vivo, 2006

12 junio 2007

PARIDAD


Alguien se aventuró a asegurar que el siglo XXI será el de la efectiva igualdad entre los sexos, y por ese camino parecen llevarnos los textos legislativos emanados del Parlamento Vasco primero, y del español después, que pretenden sentar unas bases sólidas para que la igualdad entre mujeres y hombres sea, al menos jurídicamente, efectiva.

Sin embargo, han sido varias las voces que han protestado de forma vehemente en lo que se refiere por ejemplo a la paridad entre hombres y mujeres en las listas electorales, tras la última reforma aprobada en marzo, de la Ley Orgánica del Régimen Electoral General, que obliga a conformar dichas listas con un mínimo del 40% de personas de cada sexo, cumpliéndolo también en cada tramo de 5 puestos. Argumentan que con ello, se corre el riesgo de presentar candidaturas con criterios alejados del de mérito y capacidad, aunque lo que esconden en realidad, es la dramática ausencia en sus bases de mujeres vinculadas a la política, como lo demuestra el hecho de que sólo un 20% de mujeres están afiliadas a partidos políticos.

Siempre he creído que el cumplimiento de determinados reglamentos no se exige con el mismo rigor que otros, pues antes incluso de su aprobación, ya se encuentran fáciles resquicios para quienes busquen eludir el interés último del legislador. Ya conocen aquello de: “hecha la ley, hecha la trampa”, y lo comprobarán a partir del próximo sábado cuando se constituyan nuestros Ayuntamientos. A partir de que algunos miembros de dichas listas, particularmente mujeres, se empiecen a dar de baja por motivos personales, la cobertura de sus vacantes se hará ignorando los preceptos que marca dicha Ley Orgánica, y acabarán conformándose unos gobiernos que distarán mucho de representar esa paridad que sí es real en la sociedad.

Fecha publicación: 12-VI-2007

Listening To The Music:
LITTLE AXE: All In The Same Boat, 2004

05 junio 2007

ARANA

Estos días se cumplen los cincuenta años desde que se inauguró la clínica Arana que lleva más de veinte años convertida en residencia para personas mayores, la primera de los recursos sociales de la Diputación alavesa. Por lo visto, el centro ya funcionaba desde meses antes, según me confirmó alguien que como yo, vio su primera luz en aquella maternidad, y es que el ministro de turno se demoró varios meses en ratificarlo con su presencia.

La fachada de Arana me provoca siempre un inexplicable sentimiento de nostalgia, como si el subconsciente me empujara a revivir las primeras sensaciones que todo recién nacido tiene al inhalar su primer suspiro. Lo que sí recuerdo, son los nervios que pasé las dos veces que volví allí de la mano de mi padre, a conocer a mis hermanos pues por algún extraño motivo, la cigüeña siempre “nos los entregaba” en Arana, en una habitación en la que ‘asombrosamente’ ya nos esperaba mi madre.

Hoy, como si se tratara de una fina ironía, aquél mismo lugar está lleno de personas mayores que en muchos casos también precisan de aquél mimo y atención que tuvimos al nacer. La única diferencia se nota en sus miradas, las de unos ojos que a pesar de todo lo vivido, son capaces de brillar por la alegría de tu visita; su conversación, llena de anécdotas, siempre largas, lentas, como sus movimientos, sus gestos… Un paseo por el parque, un rayo de sol en la cara, la partida de bingo, un café con las visitas, un poco de oración… Es su día a día, similar a como será el nuestro cuando llegue el día de volver allí, a repasar una vida que empezó hace muchos años en alguna de aquellas mismas habitaciones. Quizás hasta lleguemos a celebrar su centenario.

Fecha publicación: 5-VI-2007


Listening To The Music:
SCOTT WALKER: The Old Man's Back Again, 2005

29 mayo 2007

LAS COSAS DE PALACIO…

… ya no van tan despacio, al menos en el de la Diputación alavesa, a juzgar por el impresionante dispositivo instalado este domingo para recibir e informar de los votos recogidos en las urnas alavesas. El sistema consistía en una veintena de ordenadores conectados a través de fibra óptica, sistemas de transmisión de radio, televisión vía satélite y una instalación de WiFi para que la prensa pudiera enviar, casi a tiempo real, los datos que se iban recibiendo. El escenario bien podía asemejarse al de cualquier oficina de Silicon Valley, con la particularidad de que en el palacio foral las pantallas de ordenador contaron en todo momento con la mirada de todos y cada uno de los diputados generales de la era democrática, que parecían certificar los datos desde sus retratos ubicados en el salón de recepciones, y que dentro de aproximadamente un mes, darán la bienvenida a quien será el Diputado General de Álava de la octava legislatura.

Sin embargo, resulta paradójico que en una época en la que Internet nos permite realizar, con total seguridad, transferencias bancarias, operaciones de compra-venta o tramitar la declaración de la renta, aún no se haya puesto en marcha un sistema de voto electrónico. Además de suponer una mayor comodidad para el cada vez más perezoso electorado y una mejora en la accesibilidad para las personas mayores o con algún tipo de discapacidad, permitiría un recuento de votos prácticamente instantáneo y la posibilidad de ofrecer datos oficiales a escasos minutos del cierre de la jornada electoral. Con la existencia de diversos sistemas de voto electrónico funcionando con gran eficacia, constatada en comicios de varios países supuestamente menos desarrollados, sorprende que aquí, las cosas sigan yendo tan despacio.

Fecha publicación: 29-V-2007

Listening To The Music:
McNAMARA: Mi correo electrónic... Oh!, 2001

22 mayo 2007

CONTAMINACIÓN


El próximo domingo viviremos una nueva jornada electoral a la que le antecederá el día oficialmente constituido para la reflexión. Normalmente suelo tener preparada la papeleta, pero ésta vez voy a necesitar más que ese día para quitarme del cuerpo la extraña sensación de que esto no funciona como debería.

Si en anteriores comicios hice esfuerzos por comprender –no sé si compartir- que ciertos partidos tuvieran vetada la posibilidad de concurrir a las urnas, ésta vez empiezo a encontrarme demasiados reparos. Si la Ley de Partidos no permite la concurrencia a cuantos no condenan la violencia terrorista, entiendo que son legales aquellos que sí la sancionan y supongo, erróneamente por lo visto, que permite a los ilegalizados la opción de rectificar su postura. Pues bien, algunos de aquellos candidatos, aunque bajo una nueva sigla que estatutariamente sí condena el terrorismo –¿o el repudio no es condena?-, han pretendido comparecer a las urnas el próximo 27 de mayo y los jueces han vuelto a ilegalizar varias de sus listas.

Revivo la misma y extraña sensación –salvando distancias, obviamente- que cuando mi abuelo me daba la paga sólo a mí, mientras mis hermanos se preguntaban por qué; o cuando un portero me deja entrar en una discoteca mientras pretende dejar a mis colegas en la calle; o cuando estando el último de la cola, la tendera me pregunta, a mí primero, lo que quiero; o cuando la policía detiene en la cuneta a todos los coches que circulan, menos al mío. Lejos de sentirme cómodo ante el privilegio, en este caso el de haberme decidido por candidatos de una lista de las ‘no contaminadas’, me infunde una profunda desconfianza en el sistema y la sensación de que esta democracia dista mucho de estar limpia.

Fecha publicación: 22-V-2007

Listening To The Music:
ELTON JOHN: Sorry Seems To Be The Hardest Word, 1976

15 mayo 2007

FOBIAS


Hace un tiempo, supe de la existencia de un chico de avanzada veintena, al que su familia ‘escondía’ en una despensa cada vez que recibían la visita de familiares y amigos sólo por el hecho de que era gay y encima ‘se le notaba’. Lo peor es que sus amigos más cercanos, sabiéndolo, nunca hicieron nada por remediarlo, dejando que acabara optando por la prostitución como modo de costearse las carísimas sesiones psiquiátricas que le sirvieron, al menos, para huir de semejante familia.

También conozco parejas de chicas –incluso alguna casada con todas las bendiciones jurídicas-, que aún conviviendo en el mismo domicilio se cuidan de que nadie las vea salir juntas de casa, adoptan el papel de arrendadora-pupila y en sus buzones sólo aparecen apellidos –para no identificar el género de sus cohabitantes-, para que nadie sospeche que son lo que en realidad son, evitar comentarios de vecindario y eludir las miradas inquisidoras; más aún en una ciudad chismosa y conservadora como la nuestra.

Hace pocos días, mientras esperaba a un amigo en la calle, acertó a pasar una mujer transexual. Lo pude confirmar al observar que quienes su cruzaban con ella, se daban literalmente la vuelta para mirarla sin disimulo, haciendo todo tipo de gestos y comentarios que mi espíritu cotilla se afanó por captar, aunque cierto sentimiento de vergüenza, propia y ajena, me impida transmitírselos ahora.

Esta semana, el jueves exactamente, se celebra el día contra la homo-lesbo-transfobia, palabras que definen odios absurdos, casi congénitos al ser humano. Es bueno que exista al menos un día, que nos invite a activar el escáner de conciencias y revisar nuestras actitudes hacia quienes no son, por cualquier circunstancia, como nosotros.

Fecha publicación: 15-V-2007

Listening To The Music:
MARIJA SERIFOVIC: Molitva, 2007

08 mayo 2007

AGENDA


Quienes se quejan de la escasa oferta cultural de nuestra ciudad, una de dos: o no saben buscarla o viven de espaldas a la realidad. A la habitual y nutrida oferta de exposiciones de arte en galerías y museos, la agenda de conciertos musicales en diversas salas y locales de hostelería, la cartelera de cine, las conferencias sobre la más variada temática (política, social, arte, historia…), la danza, las visitas guiadas, las tertulias literarias y presentaciones de libros, foros temáticos y de debate, talleres de escritura, pintura, fotografía, música o de-qué-sé-yo…, estos días la agenda parece haberse desbocado, haciendo imposible atender a tanto punto de interés.

¿No me creen? Vean: exposición sobre el VI del Canciller Ayala en la Catedral –la otra-; exposición “Mirando al Zadorra” con instantáneas de los Quintas, en Caja Vital; concierto de Andrzej Olejniczak en Artium; paisajes de pintores alaveses en el Bellas Artes; festival Cinegourland, con Geraldine Chaplin como invitada de honor; instalación “Fallujah” del iraní Siah Armajani o “Amar, pensar y resistir” en Artium; festival “Arena Hip Hop” en el Buesa; clausura de “Switch On The Power!!!” con la inclasificable Diamanda Galás en el Principal; festival por el 15 aniversario de la revista euskaldun GEU con artistas de la talla de Tomás San Miguel, Makala Banda, Patxi Zubizarreta o mi compañera de columna, Karmele Jaio; exposición “Huellas” de Eloisa Montoya en la Casa de Cultura o de Juan Luis Moraza en Trayecto…

Podría continuar rellenando líneas, pero necesito espacio para mencionar el New European Film Festival, NEFF que por sí solo, programa una cantidad de actividades que para sí quisiera la agenda de cualquier gran capital. A veces me pregunto si nos merecemos tanto.

Listening To The Music:
JAMIE LIDELL feat. GONZALES: Multiply, 2006


Fecha publicación: 8-V-2007

01 mayo 2007

UNA TRABAJADORA

Son casi las siete; las tostadas en su punto; leche con nata para el niño; cacao para la niña; café recién molido, como le gusta a mi marido; despertadores, todos arriba; recojo la sala (tengo que ir a la pelu sin falta); el niño, remolón como siempre; ¡esta camisa está sin planchar!; ya te la repaso; meto al niño en la ducha; protesta; ¿está la camisa?; nena, tómate la leche; ¿hay más café?; niño, sal de la ducha; cariño pásate hoy por el banco; mami, ¿el chándal nuevo?; perdona, lo tengo sin lavar; ¿dónde está mi cuaderno?; lo puse en tu mochila; el timbre; ya baja -date prisa que te están esperando-; fregar; hoy me cojo el coche, ¿te llevo yo a la niña?; hacer camas; recoger la ropa tirada; no hay tiempo para la aspiradora; poner lavadora blanca; el carro; (a ver si me da tiempo para la pelu); cola en el pan; cola en la pescadería; cola en la carnicería; verdura (el niño no querrá); la fruta; el periódico –a ver si hoy puedo leerlo-; el móvil: es mi suegra, que la acompañe al médico; devolver una peli al videoclub –no la he podido ver-; cola en el banco; poner la olla; tender la ropa blanca; poner lavadora de color (el chándal); limpiar el baño; poner la mesa; llegan los niños; no quiero esto, no quiero lo otro: salchichas y a correr; fregar; esta tarde tengo partido; el profe me ha dicho que le llames; vuelta al cole, andando; colas en el ambulatorio; mi suegra se queja de no ver a los niños; casi no llegamos al partido; ha perdido, la abuela le compra txutxes; llamo al profe: que el niño necesita más apoyo; (a este paso tampoco hoy podré ir a la pelu) sacar la ropa de color; tender; deberes de la niña; mi marido llega agotado (del paddle); la cena; fregar; ayudar al niño con los deberes; ponen la tele mientras plancho; todos a dormir; no olvidéis cepillaros los dientes; apagar el videojuego; recoger la sala...a la cama agotada. Mañana será un duro día: tienen fiesta por el día del Trabajo. Y yo con estos pelos.

Fecha publicación: 1-V-2007

Listening To The Music:
LORY MEYERS: El mejor de sus trabajos, 1989

24 abril 2007

ENTRAÑABLE RAMÓN

Son ocho los años que han pasado desde que Ramón accediera al despacho presidencial de la Diputación tras unas elecciones que pronto verán su reválida. Con el pasar del tiempo, al tratar de recapitular una época de tu vida lo más saludable es, sin duda, hacer tabla rasa o tamizar por el cedazo de tus experiencias aquellas que mejor resuman un período y, como el buen vino, degustar su sabor final.

Al margen de su gestión, que la ciudadanía deberá ser quien la juzgue, existen otro tipo de situaciones y sentimientos que quienes hemos formado parte del 'inmovilizado' foral conservaremos en el recuerdo al cabo de los años. Han existido en este camino momentos tristes que uno se afana por olvidar, aunque la naturaleza optimista a la que aspiro siempre me empuje a solidarizarme con el sufridor y a tratar de comprender la naturaleza humana, y por tanto frágil, de quien es imposible que pueda tomar la decisión más oportuna en todos los casos.

Al margen de tristuras, me reconozco leal –quizás ésta sea la palabra más adecuada- a la persona que ha representado a nuestro Territorio Histórico durante dos legislaturas. Quien le haya tratado personalmente habrá disfrutado de su carácter afable y cariñoso, honrado, humano y campechano; el de alguien que ama a su tierra tanto como a su familia, sin hacer ostentación del poder que representa y a pesar de una responsabilidad de tan sofocante peso; el del abrazo sentido que te mira a los ojos sin distinguir militancias, con la soltura de saber diferenciar a quien pide sopitas de quien reclama ayuda con angustia sincera, sin otro motor que su deber de cumplir como servidor público.

Estoy seguro de que Ramón se despide con la complacencia de haber hecho por su tierra todo cuanto ha sabido, aunque también con la amarga impotencia de reconocer que contentar a todos le fue materialmente imposible. Me siento gratificado por haberle conocido.

Fecha publicación: 24-IV-2007

Listening To The Music:
JAVIER ÁLVAREZ: ¿Por qué te vas?, 2001

17 abril 2007

"LE PROTECTEUR"


El pasado viernes, en Artium, tuvo lugar el esperado estreno del cortometraje dirigido por Patxi Basabe y protagonizado por Juantxo López, Manu Elizondo, Ramón Barea y un nutrido elenco babazorro encabezado por Karra Elejalde, Gorka Aginagalde, Txema Blasco o el genial José Ruiz de Azua. La premiere, al mejor estilo Hollywoodiense, con limusina y todo, se vio desbordada en su sesión doble por el numeroso público que acudió en apoyo a esta nueva pieza de nuestro ‘territorio visual’, cuya trama discurre en torno a la relación entre un empresario y su leal guardaespaldas, el singular Loló.

La peculiar relación que vincula a un escolta con la persona protegida no es la primera vez que se convierte en tema de análisis desde ópticas tan diversas como el cine, la literatura o el arte. Así, el galardonado Raúl Guerra Garrido, acaba de publicar también “La soledad del ángel de la guarda”, novela en la que se sumerge en los monólogos interiores del guardaespaldas de un profesor amenazado. Así mismo, Ángel Borrego Cubero, desarrolló hace 4 años su “Exposición vigilada II”, una instalación expuesta también en Artium, en la que desde una visión cercana al Movimiento Situacionista, reflexiona sobre la libertad vigilada que sufren las personas amenazadas, tratando de poner al espectador en la situación virtual de ser acompañado por dos personas que dirigen tus pasos.

Son sólo tres ejemplos que me sirven para ilustrar una realidad que, desgraciadamente, nos hemos acostumbrado a vivir en nuestro entorno hasta casi desapercibirla: el de aquellas personas obligadas a medir sus pasos en el mero ejercicio de la vida. Las unas, tratando de salvaguardar su integridad física, amenazada simplemente por el ejercicio libre de una opción, generalmente política, y las otras, protegiéndola con el único escudo de sus propias vidas, en pugna diaria contra el miedo, la soledad y su propio riesgo. No imagino mayor lealtad.

Fecha publicación: 17-IV-2007

Listening To The Music:
WHITNEY HOUSTON, I Will Always Love You, 1992



10 abril 2007

SACERDOCIO

Espatarrado bajo un tenue sol andaluz, releo prensa atrasada en la que me encuentro una reseña de apenas 4 líneas, en la que un cardenal primado y arzobispo de una diócesis expresa la “angustiosa” preocupación de la Iglesia Católica por el alarmante descenso de vocaciones sacerdotales, producido durante los últimos años. Me sorprende que hasta la explicitud de este reconocimiento hayan tenido que pasar tantas décadas aparentando no darse cuenta de ello. Para llegar a esa conclusión, les hubiera bastado con asumir –de una vez-, la enorme distancia que separa a su Institución de una sociedad que lleva ya tiempo desoyendo sus anquilosados sermones.

A las pruebas me remito, constatando lo que queda de la pretendida espiritualidad de la Semana Santa que acabamos de vivir: procesiones televisadas de corneta, tambor y marcha militar; de pasos con Vírgenes y Cristos barrocos ataviados con paños de lujoso bordado; de saetas y hermandades, faroles, velas y flashes; de capirotes, picados y cadenas en los pies; de terciopelo púrpura y peineta, de oropeles y flores: puro espectáculo en definitiva, convertido en atracción turística de dudosa belleza y falsa espiritualidad disfrazada. Lo mismo se podría decir de la Navidad o de cualquiera otra fecha marcada en el calendario de sus ritos.

La crisis de las vocaciones no parece estar demasiado lejos de la propia crisis que vive la fe. Mientras la Iglesia concentre su preocupación en la búsqueda de “casos milagrosos” con que atestiguar la santidad de un Papa, la sociedad continuará alejándose cada vez más de sus arcaicos principios. Hoy, cualquier ONG dedicada a ayudar al tercer mundo, a inmigrantes con necesidades económicas y sociales, a la protección de la infancia o a la lucha por la igualdad, por ejemplo, cumple con mayor rigor y al margen de tanto espectáculo –no me digan- con aquellos principios que un día supusieron el pilar esencial de la espiritualidad religiosa.

Fecha publicación: 10-IV-2007

Listening to the music:
FANGORIA: Quiero ser santa, 1989

03 abril 2007

“QUE HABLEN DE UNO…




… es espantoso; pero hay algo peor: que no hablen”, es una de las citas (en este caso atribuida a Oscar Wilde) que alguien ha colgado en Internet nombrando a sus presuntos autores. La traigo a colación del comunicado dirigido por el Partido Popular a los accionistas, anunciantes y clientes del grupo Prisa anunciando que dejará de atender todas las entrevistas, tertulias y programas de este grupo de comunicación, hasta que su presidente no se disculpe por ciertas declaraciones vertidas durante la celebración de su junta accionarial.

Según Nietzsche, “la palabra más soez y la carta más grosera son mejores y más educadas que el silencio”, pero no creo que se refiriera a los presuntos improperios vertidos por el Sr. Polanco contra el partido del Sr. Rajoy. Dudo que el primero rectifique palabra alguna, igual que cuestiono que el segundo haya optado por la mejor fórmula, de forma sensata y serenamente calculada. Negándose a acudir a determinados medios de comunicación se cierra unilateralmente una gran posibilidad para debatir, rebatir, opinar, publicar o divulgar sus propios proyectos, precisamente en un momento de la agenda política -la campaña electoral en ciernes-, en que nadie está en disposición de descuidar oportunidades.

Aunque, según debió decir Goethe, “toda palabra dicha despierta una idea contraria”, también es cierto, a decir de Montaigne, que “la palabra es mitad de quien la pronuncia, mitad de quien la escucha”. Siendo así, no parece lógico desdeñar la oportunidad de atender a los medios de comunicación ideológicamente hostiles, no vaya a ser que las de aquellos supuestamente más próximos, no lo sean tanto; o ¿alguien cree que escuchar a Los Santos, o leer a Ramírez, sirve siempre para conseguir adeptos?

Mejor lo dejo aquí, no sea que Ambrose Bierce tuviera razón asegurando que “las citas son una manera de repetir erróneamente las palabras de otro”.

Fecha publicación: 3-IV-2007

Listen To The Music:
CONCHA BUIKA: Talk To Me (Háblame), 2005



27 marzo 2007

LA PALA


Ha pasado una semana desde la última nevada y, a juzgar por su repercusión, diría que nadie se creyó la predicción meteorológica que nos lo advertía, acertando casi hasta en la hora en que los primeros copos empezaron a caer. Disfrutamos de un cálido fin de semana bajo el sol de primavera, mirando al cielo pensando si los ‘predictores’ no se habrían chiflado.

Tras los primeros copos continuaron los truenos, aunque con éstos me refiera a los que caen contra la Casa Consistorial por todo motivo; y es que la nieve lo colapsó todo, cubriendo aceras y asfalto, tal y como ocurre cada vez que se nos posa el manto blanco. Y una vez más, -últimamente más-, parece que la culpa de que nada funcione sea siempre de las Instituciones. A veces lo dudo. Me consta que funcionarios de diversas Áreas, incluso sin corresponderles este tipo de tareas, apechugaron con la que estaba cayendo haciendo honor al lema de ‘servidor público’ que asumieron con el puesto, incluso redoblando turnos sin el menor rechiste.

Me pregunto si ante determinadas inclemencias no tendríamos -la ciudadanía-, que poner algo de nuestra parte, asumiendo que no existe Administración en el mundo capaz de paliar este tipo de situaciones de la forma tan inmediata que pretendemos, ni impuestos que paguen semejante esfuerzo. Los que nacimos en la clínica Arana hemos conocido nevadas realmente cuantiosas, de las que incluso impedían salir de casa. Aún así, cada portal guardaba una pala en el camarote y cualquier vecino se responsabilizaba de limpiar cuanto menos el trozo de acera de su fachada, acumulando la nieve recogida en montones que hasta derretirse estorbasen lo menos posible. Hoy, sin embargo, somos incapaces de remangarnos la pernera, no vaya a ser que alguien nos tome por tontos. ¿Y qué tal si en la próxima, un Bando nos organizara veredas? Si para colmo, ya no tenemos ni pala…

Fecha publicación: 27-III-2007

Listening To The Music:
SCRITTI POLITTI: Snow In Sun, 2006

20 marzo 2007

SILVESTRE


El tema quizás haya perdido actualidad en términos mediáticos, pero es que sigo asombrado de que todo el mundo –el de la política, al menos- esté de acuerdo con la idea de poner coto a la recogida libre de todo tipo de setas (vaya por delante que no me gustan los hongos), de moras, castañas, endrinas o de cualquier clase de fruto silvestre.

Soy de los que estará siempre en contra de la existencia de cotos de caza, no porque impidan o controlen la caza, sino porque sueño con que algún día el planeta entero sea un enorme coto donde nadie pueda dar muerte a animal libre alguno. También entiendo que haya que controlar los accesos a los parajes naturales para que los desaprensivos, incívicos y gamberros de siempre lo tengan difícil para irrumpir con sus todoterrenos destrozando a su paso todo el terreno. Cualquiera entiende que coger tomates, manzanas o uvas de una finca es, sencillamente, robar; y que arrancar un brote de roble o haya, no admita razonamiento. Pero me siento incapaz de entender la razón por la que aquello que a la naturaleza le nace de forma espontánea y sin más intervención que la del calendario estacional tenga que ser objeto de semejante control, salvo que hubiera intereses económicos particulares.

Aunque me confiese urbanita ‘cuatricostal’, me cuesta imaginar que, a partir de ahora, en una de mis raras y esporádicas salidas campestres, tenga que arriesgarme a delinquir si quiero atiborrarme de moras, o recoger una bolsa de endrinas conque hacer un gustoso patxarán casero, o deba estar alerta por si un guardia me da el alto por haber pisado –por descuido - una seta mimetizada entre la bucólica hojarasca.

Si a este férreo control sobre la flora silvestre añadimos todo tipo de prohibiciones ya vigentes como, entre otras, la de acampar en cualquier punto de nuestra geografía verde, o la –irreprochable, por otra parte- proliferación de parques protegidos, llegará un momento en que nos veamos obligados a pedir una cita previa –telefónica- para poder dar un simple paseo por el campo, y acabemos agradeciendo que nos dejen admirar, a solo un metro de distancia, un hermoso perretxical junto al que habrán colocado un rotulito de madera que ponga 'Perretxiko / Perrechico / Calocybe gambosa'.

Fecha publicación: 20-III-2007

Listening To The Music:
KOKO TAYLOR: Mother Nature, 1993

13 marzo 2007

LA COMPRA

Soy muy poco aventurero a la hora de hacer la compra, y no me entretengo escudriñando etiquetas para comparar los ingredientes de cada envase, sopesando aquellos menos nocivos para el colesterol o los triglicéridos, escogiendo los más fibrosos para acudir al baño inmediatamente después de su ingesta, ni calculando sus aportes calóricos o su contenido en medio abecedario de vitaminas, ni en concentración de probióticos…, sino que me lanzo al “sota-caballo-rey” de siempre.

Pero hace un tiempo, empecé a sospechar que algo estaba mal colocado en el supermercado: la primera fruta que me encontraba eran unos hermosos plátanos a por los que inmediatamente solía estirar la mano intentando encontrar una maza que tuviera menos de cinco (nunca piensan en los “singles” al embolsar la fruta). Pero veinte pasos más adelante, volvía a toparme con más plátanos, hasta que, escamado, descubrí que los primeros eran de Brasil y los segundos de Canarias; o sea, “los nuestros” tenían menos posibilidades de ser vendidos -al menos a clientes tan despistados como yo-. A partir de confirmar esta desafortunada ingerencia en la voluntad del consumidor poco atento, decidí prestar más interés por el origen de los productos y elegir aquellos que mejor apoyaran la producción local o, al menos, la más cercana. Así, casi tuve que desmontar una estantería para encontrar una lata de auténtico espárrago navarro; descubrí que las anchoas que creía vecinas de Santoña tuvieron acento chileno; de las seis clases de patata, sólo una provenía de nuestra Llanada; aquellas chuletas tan sabrosas, -y tan caras-, resultaron ser argentinas; los vinos de Rioja, la nuestra, se mezclaban peligrosamente con cualquier bebedizo californiano. Por no hablar de lo viajadas que están la verdura, la fruta o algunos pescados. ¿De qué sirve, me pregunto, tanto Label si nuestros productos se relegan a la segunda fila?

Eso sí, sigo sin tener claro a qué llaman ‘consumo responsable’: ¿a lo del espárrago navarro o a lo de los probióticos esos?

Fecha publicación: 13-III-2007

Listening To The Music:
HIDROGENESSE: Disfraz de tigre, 2007

06 marzo 2007

PROTOCOLO


No me referiré al de Kioto ni a aquellos que custodian los notarios, ni siquiera a los procedimientos médicos y formas de actuación establecidos para actuar ante determinadas catástrofes… Hablo de uno, más ceremonioso, que establece por decreto o por consenso social, ciertas reglas -o más bien artes-, que regulan formas de relación entre personas y, más concretamente, entre quienes representan a las instituciones.

Cualquiera que por su actividad, escala profesional o vida social, se vea en la necesidad de frecuentar despachos, negociar en reuniones o alternar con determinadas personalidades, precisa del dominio de ciertas claves relacionales, normas a veces no escritas o simple maestría para que la relación resulte lo más cortés, fluida y resolutiva posible. Desde la forma de saludar, sentarse de determinada manera y en el lugar adecuado, el uso de la palabra y del tiempo, hasta el atuendo o la actitud en el encuentro, son parte de esas destrezas de las que, en muchos casos, depende el éxito o el fracaso en una negociación.

Si ese contacto se produce entre quienes ostenten la representación de una institución, pública o privada, el cuidado habrá de ser máximo, pues de él podría depender la imagen de toda una corporación, pudiendo incluso poner en juego el éxito o el fracaso de futuras relaciones interinstitucionales.

Por eso, resulta significativo que del IX Premio Internacional de Protocolo, una de las seis medallas al mérito en protocolo y ceremonial, haya recaído en Josu Alberdi Aguirrebeitia, conocido vitoriano que ejerce tales funciones en el Ayuntamiento gasteiztarra. Tanto su solvente experiencia profesional, su habilidad negociadora y su trato personal de natural detallista, como el respeto por la labor de sus homólogos y la eficacia de su equipo son, sin duda, algunas de las cualidades que le habrán hecho merecedor de esta medalla; pero también y sobre todo, aptitudes que garantizan a la ciudadanía que nuestro Ayuntamiento, nuestra ciudad y sus enseñas, ocupen siempre el lugar que, a su representación, le corresponda.

Fecha publicación: 6-III-2007

Listen To The Music:
VANEXXA: Intro [Se rompe o se raja], 2006


27 febrero 2007

HOMBRECITOS


Es posible que este título les recuerde al de una película que habrán visto multitud de ocasiones, Mujercitas, basada en la novela que la americana Louisa M. Alcott escribió en 1868. En ella, mi personaje favorito era Josephine, interpretada en el cine por la Hepburn en 1933, que rehuía de un estereotipado concepto de feminidad y se permitía relacionarse con los hombres de igual a igual, denostaba al matrimonio como objetivo único en la vida de una mujer y era tan “lanzada” que hasta se cortaba su frondosa melena; un posible guiño filial de la autora con el incipiente movimiento feminista. La nueva versión no censurada de aquella novela descubre, por lo visto, una Jo mucho más beligerante y activista que la que nos mostró el cine.

Hace pocos años otra película, Billy Elliot (2000), nos acerca a la personal lucha que mantiene un niño británico con su padre, un minero viudo, por su ferviente deseo por aprender ballet, abandonando las clases de boxeo que éste le paga con gran esfuerzo. El niño no entiende que la danza sea cosa de mujeres, y menos aún, que le llamen marica por disfrutar de su vocación.

El pasado jueves, quienes asistieron en Artium a la charla abierta a cargo de Daniel Leal, Hilario Sáez y Xabier Odriozola (coordinadores de grupos de hombres por la igualdad), comprendieron por qué los 150 años de lucha del movimiento feminista, quizás también los 38 del movimiento por la liberación gay, y la denuncia ciudadana de los últimos años contra los numerosos casos de violencia de género, entre otras razones, han tenido algo que ver en el despertar de un nuevo movimiento social que debate sobre el papel del hombre contemporáneo. El masculinismo podría ser –en ello confío-, la nueva revolución que coloque al siglo XXI en el mapa de la Historia. Su contribución a la Igualdad, aún incipiente, se valorará en la medida en que los hombres seamos capaces de deconstruir ese rol, basado en una injustificada superioridad, que la historia nos ha obligado a desempeñar, perjudicando no sólo a las mujeres sino también a nosotros mismos. Si durante la lucha feminista las mujeres se vieron obligadas a luchar solas, sería de agradecer que en esta ocasión ayudaran a replantearse el camino a estos nuevos hombrecitos.

Fecha publicación: 27-II-2007


Listening To The Music:
LITTLE ANNIE: If I Were a Man, 2006



20 febrero 2007

EL PEZ GRANDE


Si Vd. tuviera un puesto de periódicos, vendiendo también alguna que otra revista, y en el local contiguo se instalara un puesto de revistas que venda algún que otro periódico, ¿le haría gracia?. No tardarían, Vd. y su competidor, en proponerse tirar el tabique que les une con el fin de ampliar sus respectivos negocios, fusionándolos en uno solo, que atraiga además de la que ya tienen, a una nueva clientela animada por comprar en el más completo y moderno kiosco del barrio.

Con este ejemplo tan patético, lo reconozco, pretendo mostrarles que el mercado es quien manda. Seguramente añoremos las pequeñas tiendas de barrio, pero la realidad económica nos enseña que el pez gordo se come al chico y aunque el proverbio no lo dijera, les anticipo que, dadas las circunstancias, el chico que no se deja comer, o se une a mil como él, o se muere de hambre.

Por eso, no entiendo que a estas alturas, la fusión entre Vital, Kutxa y BBK, esté aún en el debate político y mediático, pues la Economía es como es y si no espabilan pronto, peces habrá –los hay ya, y muchos- que se los comerán con patatas. Muchos parecen haber olvidado que nuestra Vital procede, precisamente, de una pertinente fusión. Nuestras Cajas se han quedado excesivamente pequeñas; alguna ya ni puede financiar a sus principales clientes, pues éstos ya son más grandes que ellas mismas, y el riesgo que asumen al otorgarles crédito, resulta excesivo sin contar con un oportuno “colchón”; por no hablar de su futura, ahora impensable, expansión al exterior. La falta de respeto a los impositores de la que hablan algunos, sería la de negarse a crecer permitiéndose el lujo de menospreciar mayores mercados.

El debate, pues, no debería ir encaminado a que la fusión deba o no llevarse a cabo, porque está claro que se va a producir más pronto que tarde. Si tanto miedo existe, al menos en la parte alavesa, habría que estar ya negociando sobre cómo el nuevo ente debería redistribuir sus beneficios entre las actuales obras sociales, equilibrando estatutariamente sus inversiones en cada territorio o, incluso, luchando para que la capital vasca sea la ubicación para su sede central. ¿Alguien cree aún que después de mayo, no empezaremos a hablar de esto?

Fecha publicación: 20-II-2007

Listen To The Music:
MANO DE SANTO: Pesetas, 2006



13 febrero 2007

CORAZÓN vs. HÍGADO


El gran debate coloquial del pasado fin de semana puede haber sido el concerniente al tratamiento mediático otorgado a la noticia sobre el fallecimiento de Érika Ortiz. A la tristeza natural por la desaparición de cualquier persona -y más siendo una joven madre-, se unían, en este caso, las especulaciones acerca de las circunstancias que rodearon sus últimas horas y el cuestionamiento de tan desproporcionado despliegue mediático. Cada cual hará sus valoraciones acerca de la oportunidad de recibir información sobre hechos de este tipo que, en el fondo, y por tratarse de una ciudadana que rehuía de la exposición pública de su vida, deberían sólo concernir a sus más allegados o, a lo sumo, ocupar no más espacio que el de un respetuoso comunicado.

En los últimos años, quizás desde la aparición de las cadenas privadas de televisión, estamos asistiendo a una desproporcionada aparición de programas dedicados a la denominada prensa rosa y debido a la feroz competencia entre ellos, al alarmante desbordamiento de la sutil línea de respeto, legalidad, pudor, moral… que deberían regir estos espacios.

Lo peor de ese paisaje catódico es que lo hemos asumido con tal naturalidad que nos referimos a sus protagonistas como si fueran los de cualquier telenovela, sin reparar en la falta de valores de los contenidos que transmiten y descuidando su nefasta influencia sobre el público más joven. Aceptamos como espectáculo o entretenimiento el descontrolado desfile de personajes ante audiencias prime-time, que desbarran ante una alcachofa o participan en debates sin escrúpulo sobre vidas ajenas; mostrando en documentos de cámara oculta flagrantes intromisiones de la intimidad o anunciando exclusivas sobre detalles morbosos de la vida de cualquier personaje, incluso ya fallecido.

No sé si aún podríamos estar a tiempo de que las autoridades pongan coto a tanta barbaridad y falta de principios. El periodismo merece todo el respeto como profesión pero el millonario negocio del morbo debería reorientarse y distinguir entre la auténtica prensa del corazón y la del hígado.


Joseba Garitano Iriondo
Fecha publicación: 13-II-2007

Listening To The Music:
PATTI SMITH: Persuasión, 2000


06 febrero 2007

TÚ TAMBIÉN ERES UN ANIMAL


Si percibe esta frase como una ofensa, es posible que le resulte difícil comprender las razones que llevaron a Kepa Tamames para titular así el libro que verá hoy la luz en todas las librerías. Se trata de una completa guía de ideario animalista, que pretende poner en solfa todos nuestros pretextos o ideas equivocadas sobre nuestra relación con los animales, planteándonos con rotunda solvencia, sólidos argumentos para su replanteamiento personal.

Este proyecto fue presentado por Tamames a la escritora y editora Lucía Etxebarria en nuestra propia ciudad, quien según leía sus galeradas se planteaba idear la mejor fórmula que apoyara su máxima difusión. Para ello, ideó la posibilidad de involucrar a todo tipo de personajes conocidos, invitándoles a escribir una frase personal que resumiera sus sentimientos hacia los animales, y consiguió que se unieran al proyecto 140 personalidades: desde nuestros parroquianos Bajo Ulloa, Xabier Olaso, Entrialgo, Lamarca, Freire o el mismísimo Álvarez Rabo, hasta personajes tan dispares como la baronesa Thyssen, Punset, Boris o Chenoa, Grande-Marlaska, Medem, Rosa Regás o David Delfín.

Todas sus frases coinciden al cuestionar la presunta superioridad sobre el resto de los animales con que justificamos su explotación y la violencia ejercida sobre ellos, planteando el sentido de considerar la caza como un deporte, la experimentación con animales o su crianza en cautividad con el único objeto de arrancarles la piel; de apresarlos para mostrarlos en zoológicos y espectáculos circenses o amaestrarlos para ridiculizarlos en un anuncio publicitario; de entrenarlos para luchar en carreras y peleas o criarlos para asesinarlos públicamente en lo que llamamos fiesta nacional, ése atroz y denigrante espectáculo que aún muchos se empeñan en llamar cultura.

Habiendo sido Vitoria la ciudad donde se fraguó este libro, resulta irónico constatar que en estos momentos seamos, quizá, la única en el mundo que cuenta con dos plazas de toros, símbolo de lo que aún nos queda para alcanzar la categoría de dignos animales humanos.

Fecha publicación: 6-II-2007
Listening to the music:
SINGLE: Tu perrito librepensador, 2006

30 enero 2007

“SWITCH ON THE POWER!...


…Ruido y políticas musicales” es el título de la exposición que inaugura este viernes la nueva etapa del Centro Cultural Montehermoso, desde que su anterior directora, Araceli de la Horra, fuera fichada para edificar –en todo su sentido- el nuevo complejo Krea, y la municipalidad apostara por Xabier Arakistain como nuevo gestor. Esta muestra, curiosamente, resulta perfecta para entrelazar ambas trayectorias, pues habiendo sido programada por la saliente, fue comisariada por el entrante.

Mi deformación, no profesional, me lleva siempre a elucubrar y a interrelacionar lo que allí nos podamos encontrar a partir de lo que sugiera su título y así, aprender a contrastar mi opinión o mi prejuicio ante lo expuesto.

Así, elucubraré partiendo de la idea de que la música, como medio de expresión, ha contado siempre con un componente político, entendido en su concepción más amplia. La música antigua, hoy llamada culta, los propios orígenes del jazz o las músicas ligadas al folklore, la revolución que supuso el rock, la irrupción del punk, la electrónica o el pop; y los movimientos culturales y sociales que ha provocado a través de su interacción con otras disciplinas artísticas (cine, fotografía, vídeo-creación…), ha generando la aparición de múltiples corrientes artísticas, globalizando modas alternativas, tendencias estéticas, tribus urbanas y grupos afines, y configurando el germen de movimientos contraculturales, de crítica política, o de reivindicaciones sexuales e ideológicas. En definitiva, todo eso a lo que Arakis, intuyo, llama ruido.

Y pensando en interrelacionar: ésta ’Switch on the power! Ruido y políticas musicales’, que Arakistain sintetiza como ”el carácter subversivo de los movimientos musicales y artísticos”, y aquella otra titulada ‘Buen Rollo, políticas de resistencia y culturas musicales’, que Juan Guardiola, desde el MACBA centrara en “analizar las subculturas musicales como generadoras de esferas públicas“, bien podrían ser complementarias. Ya les diré si acierto.

Fecha publicación: 3O-I-2007

listening to music: The Velvet Underground & Nico: All Tomorrow’s Parties, 1967

23 enero 2007

¿ RIFA ?



Nunca llueve a gusto de todos (ya es bastante con que llueva). Estaríamos buenos si la ciudadanía tuviera que votar por cada una de las iniciativas que se debatieran en un pleno municipal, foral o autonómico, a instancia de los grupos políticos que elegimos cada cuatro años para desempeñar por nosotros esta función. Les delegamos la soberanía para que velen por nuestros intereses, confiando en que trabajen en procurarnos una vida mejor.

El problema surge cuando quienes administran nuestras opciones políticas no se ponen de acuerdo en el proyecto que sus electores tuvieron en mente al votarles. Ante esta pérdida de confianza, la democracia prevé alternativas que tratan de devolver al pueblo la oportunidad de enderezar el debate. Esto debería ocurrir cada vez que un plan municipal, por ejemplo, produzca alteraciones graves del normal devenir ciudadano, injustificados desembolsos de sus arcas y/o, como ahora en Vitoria, desacuerdos políticos generen improductivos debates ante proyectos concretos.

Aciertan al intuir que hablo de la reforma de la plaza virginal, pero podría aplicarlo igualmente al soporífero debate de proyectos ya muertos y enterrados sin haber obtenido rentabilidad alguna a los millones gastados, que no concretaré para evitarles el mismo dolor de estómago que yo al recordarlos. Hasta las narices nos tienen de debates inertes; entre los unos, que se ahogan acusando de electoralismo oportunista, de indemostrables pelotazos o de gobernar mirando al cielo, y los otros, que venden antes de comprar y que se cierran en banda desoyendo las opiniones que llenan a diario columnas de opinión, tertulias radiofónicas o protestas callejeras. No queremos que nos expliquen ‘el proyecto’ tildando la consulta popular de tómbola o rifa. La ciudad ya está harta y quiere elegir su propio proyecto, optando entre todas las alternativas posibles, debidamente documentadas, para que el gobierno y la oposición ejecuten -a la chita callando- aquella que más sufragios obtenga. Si los políticos no se ponen de acuerdo, el pueblo siempre sabrá cómo hacerlo.


Fecha publicación: 23-I-2007

listening to music
DEPECHE MODE: A Question Of Time, 1986

16 enero 2007

Sor ASUNCIÓN


Si la enseñanza religiosa es un tema de actualidad, quizá sea porque este país ya no “comulga” -al menos oficialmente- con ninguna fe concreta, permitiendo la existencia libre de todas y la opción individual por cualquiera de ellas; pero cuando se propone un modelo laico de enseñanza pública el conflicto está servido entre quienes entienden que la edad escolar es la propicia para inculcar los valores pregonados por sus biblias.

Mi relación con la religión ha sido, por épocas, un tanto amorfa; casi tanto, como la que mantiene la jerarquía católica para con sus sufridos fieles. Reconozco que mi educación, desde la edad preescolar hasta la adolescente, la dirigieron monjas al principio y clérigos al final, y si tuviera que elevar veredicto de aquella etapa tengo que reconocer que fui feliz en sus justos términos. Eso sí, aprendí más de la actitud de mis maestros, que de su doctrina.

Con apenas cuatro años cumplidos, mi primera maestra, Sor Asunción, me castigó llevándome a la clase de los mayores (los de 5 años) porque me había chivado –a grito pelado, eso sí- de que una compañera me había emborronado el dibujo que estaba haciendo con gran esmero. Nunca entendí que aquella mujer de aspecto tan afable pudiera castigarme a mí y no a la grafitera, pero aprendí para siempre a no ser un soplón.

Visité a las monjas treinta años después y descubrí a Sor Asunción, bajo la misma cofia y con aquella cara de buena, relatándome aquella escena con la misma nitidez con que yo la recordaba. Para entonces, ya no se dedicaba a cuidar de niños revoltosos sino que acudía a diario a una residencia de personas mayores para hacerles la vida un poco más dulce.

He descubierto que hombres y mujeres como ella, -a diferencia de quienes perviven, tras una reja, dedicadas únicamente a la santa oración-, fueron quienes, con su ejemplo altruista de entregada dedicación y su trabajo en condiciones de máxima pobreza, me enseñaron alguno de los pocos principios sólidos que, probablemente sin éxito, me afano en mantener.

Fecha publicación: 16-I-2007


(dedicado a Sor Estellita, la señorita Montse, Sor Blanca, Sor Arantza y a la memoria de Sor Asunción)

09 enero 2007

KATIUSKAS


Hace días que la agenda nos indicó un cambio de estación, la meteorológica, aunque nadie lo diría a tenor del clima disfrutado estos últimos días: cielos casi despejados, escasas nubes, acaso algún esporádico sirimiri y temperaturas propias de una incipiente primavera. Me detengo a recordar, con vaga nostalgia, las grandes nevadas que anualmente soportábamos en épocas apenas recientes, que colapsaban la ciudad hasta el punto de cerrarse colegios y fábricas por el riesgo que suponía el mero hecho de salir de casa. Qué me dicen de la lluvia, que cuando caía en serio nos calaba durante semanas, o de aquella niebla, siempre tan espesa que, pegada al asfalto en invierno, impedía cualquier visión a dos metros y que anticipaba un mediodía despejado, en primavera. Y aquél frío marcado con varios dígitos bajo el cero, el hielo en pistas y carámbanos, el viento gélido...

Hoy, bajo este novedoso sol de invierno, salto de la nostalgia a la preocupación de asumir mi consustancial parte de culpa en el alarmante cambio de clima que hemos vivido en tan breve margen de tiempo. Afortunadamente, hemos empezado a sensibilizarnos secundando básicas consignas de respeto al medio ambiente en un empeño por ahorrar energía, reutilizando hasta lo ya reciclado, sustituyendo el coche por el transporte público o la bicicleta, aprovechando al máximo la energía eólica, la solar y hasta la del deshecho orgánico; asimilando que el agua ya es un bien escaso; controlando la contaminación industrial y comprometiéndonos, tímidamente, a reducir la emisión de gases a la atmósfera y, en definitiva, tratando de grabarnos a fuego que eso que llaman ‘sostenibilidad’ afecta nada menos que a nuestra propia supervivencia.

Aún así, algo seguimos haciendo mal pues, a pesar de nuestro empeño, seguimos asistiendo a un progresivo y alarmante calentamiento de la tierra. No deberíamos conformarnos sólo con la mera pervivencia. Por algo añoro aquél sano enero en katiuskas, en lugar de éste, casi en bambas.

Fecha publicación: 9-I-2007